Realismo socialista – Bertolt Brecht

Imagen

El concepto de realismo socialista no es algo que debiera sacarse de las obras y estilos existentes. El criterio no debería ser si una obra o una descripción se parecen a otras obras y otras descripciones que se incluyen en el realismo socialista, sino si es socialista y realista.

1. El arte realista es arte combativo. Lucha contra visiones erróneas de la realidad e impulsos que se oponen a los intereses reales de la humanidad. Hace posibles formas correctas de pensar y potencia los impulsos productivos.

2. Los artistas realistas enfatizan lo sensitivo, lo “terrenal”, lo típico, entendido en sentido amplio (lo importante en términos históricos).

3. Los artistas realistas hacen hincapié en el momento de formación y extinción. En todas sus obras piensan históricamente.

4. Los artistas realistas muestran sus contradicciones entre el ser humano y sus relaciones, y muestran las condiciones bajo las cuales aquellas se desarrollan.

5. Los artistas realistas están interesados en las transformaciones que se dan en las personas y en las circunstancias, tanto en los cambios constantes como en los repentinos, en que se convierten los constantes.

6. Los artistas realistas reflejan el poder de las ideas y el fundamento material de las ideas.

7. Los artistas del realismo socialista son humanos, es decir, filantrópicos, y muestran las relaciones entre las personas de tal manera que se fortalecen los impulsos socialistas. Se fortalecen mediante análisis útiles de la maquinaria social y por el hecho de que los impulsos se convierten en disfrute.

8. Los artistas del realismo socialista no sólo tienen una visión realista de sus temas, sino también de su público

9. Los artistas del realismo socialista tienen en cuenta el grado de formación y la pertenencia social de su público, así como el estado de la lucha de clases.

10. Los artistas del realismo socialista tratan la realidad desde el punto de vista de la población trabajadora y de los intelectuales aliados con ella y que están a favor del socialismo.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Solidaridad con Rosy Cubas

Desde Diario de una Colonia queremos expresar nuestra solidaridad con Rosy Cubas, activista que se encuentra en huelga de hambre por una sanidad pública y de calidad y que ha sido visitada por uno de los integrantes de este blog.

Para la difusión les dejamos con un maravilloso video de Rúcula Films sobre el tema.

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Discurso de la orientación política (2ª parte)

Hoy traemos la 2ª parte del brillante discurso dado por Thomas Sankara el 2 de octubre de 1983, al poco de iniciar el proceso revolucionario en Burkina-Faso. Esperemos que les guste a todas.

Aquí el link a la 1ª parte del discurso: https://diariodeunacolonia.wordpress.com/2013/03/04/thomas-sankara-discurso-de-la-orientacion-politica-1a-parte/

La juventud campesina- que demuestra la misma disposición de ánimo que el resto de la juventud, es decir, que es más sensible ante la injusticia social y está más a favor del progreso-en una expresión de rebeldía termina abandonando nuestros campos, privándolos así de su elemento más dinámico.

ImageEse primer reflejo empuja a esos jóvenes hacia los grandes centros urbanos, Uagadugú y Bobo-Dioulasso. Ahí esperan encontrar un trabajo mejor remunerado y beneficiarse a la vez de las ventajas del progreso. La falta de trabajo los empuja a la ociosidad, con todos los vicios que la caracterizan. Finalmente, para no terminar en la cárcel, buscan la salvación saliendo al extranjero, donde les aguardan la humillación y la explotación más vergonzosas, ¿acaso la sociedad voltense les ofrece otra opción?

Dicho de la manera más concisa, esta es la situación de nuestro país después de 23 años de neocolonialismo: Paraíso para unos, infierno para los demás.

Después de 23 años de dominación y explotación imperialistas, nuestro país sigue siendo un país agrícola atrasado, donde el sector rural- el 90% de la población activa- representa apenas el 45% del Producto Interior Bruto pero provee el 95% de total de las exportaciones del país.

De manera más sencilla, hay que señalar que aunque en otro países los agricultores constituyen menos del 5% de la población, ellos logran no solo alimentarse adecuadamente y asegurar las necesidades de una nación entera, sin también exportar cantidades inmensas de su producción agrícola. Mientas que aquí en este país más del 90% de la población, a pesar de arduos esfuerzos, sufre hambre y escasez y se ve obligado a tener que recurrir con el resto de la población a la importación de productos agrícolas e incluso a la asistencia internacional.

El desequilibrio entre las exportaciones e importaciones así creado contribuye a acentuar la dependencia del país en el extranjero. En consecuencia, el déficit comercial ha crecido considerablemente al paso de los años y el valor de nuestras exportaciones solo cubre alrededor del 25% de las importaciones. Dicho de manera más clara, compramos más del exterior de lo que vendemos. Y una economía que funciona sobre esa base se arruina progresivamente y va hacia la catástrofe.

Las inversiones privadas que provienen del extranjero no solo son insuficientes, más bien le hacen sangrías enormes a la economía del país, por lo que no contribuyen a reforzar su capacidad acumulativa. Una parte importante de la riqueza creada con la ayuda de las inversiones extranjeras es drenada hacia el exterior, en lugar de ser reinvertida para acrecentar la capacidad productiva del país. En el período 1973-1979, se calcula que 1.700 millones de francos CFA salían del país cada año en forma de ingresos derivados de inversiones extranjeras directas, mientras que las inversiones nuevas ascendían a un promedio de 1.300 millones de francos CFA por año.

La insuficiencia de los esfuerzos en la inversión productiva induce al estado voltense a jugar un papel fundamental en la economía nacional mediante esfuerzos encaminados a suplir la inversión privada. Esta es una situación difícil cuando se sabe que los ingresos presupuestarios del estado los constituyen esencialmente los ingresos tributarios, que a su vez representan el 85% del total de los ingresos y que provienen en gran parte de los aranceles a las Imageimportaciones y de los impuestos. Aparte de los esfuerzos de inversión nacional, estos ingresos financian los gastos del estado, de los que un 70% sirven para pagar los salarios de los empleados gubernamentales y asegurar el funcionamiento de los servicios administrativos. ¿Qué puede quedar entonces para las inversiones sociales y culturales? En el ámbito de la educación, nuestro país se sitúa entre los más atrasados, con una tasa de escolarización del 16,4% y una tasa de analfabetismo que alcanza un promedio del 92%. Es decir, que de cada cien voltenses apenas ocho parecen saber leer y escribir en la lengua que sea.

En el plano de la salud, las tasas de enfermedad y de mortandad se sitúan entre las más altas en la subregión debido a la proliferación de enfermedades transmisibles y de deficiencias nutricionales. Por otro lado, ¿cómo podremos evitar esta situación catastrófica si se sabe que se cuenta con una cama de hospital por cada 1.200 habitantes y con un médico por cada 48.000 habitantes? Bastan estos pocos elementos para ilustrar el legado que nos dejaron 23 años de neocolonialismo, 23 años de una política de abandono nacional total. Ningún voltense que ame y honre a su país puede permanecer indiferente ante esta situación, una de las más desoladoras.

En efecto, nuestro pueblo, un pueblo valiente y trabajador, jamás ha podido tolerar tal situación. Y porque ha comprendido que no es producto de la fatalidad, sino de una sociedad organizada sobre bases injustas en provecho solo de una minoría, ese pueblo ha desarrollado siempre luchas multiformes, buscando las vías y los medios para poner fin a este viejo orden de cosas.

Por eso recibió febrilmente la llegada del Consejo Nacional de la Revolución y de la revolución de agosto, que coronó los esfuerzos que había realizado y los sacrificios que había aceptado para derribar el viejo orden, instalar un orden nuevo que pudiera rehabilitar al hombre voltense y otorgar a nuestro país un lugar selecto en el concierto de naciones libres, prósperas y respetadas. Las clases parásitas que siempre se han lucrado con un Alto Volta colonial y neocolonial son y seguirán siendo hostiles a las transformaciones emprendidas por el proceso revolucionario iniciado tras el 4 de agosto de 1983. Eso se debe a que están y permanecen atadas por un cordón umbilical al imperialismo internacional. Son y siguen siendo defensoras fervientes de los privilegios adquiridos gracias a  su lealtad al imperialismo. Hagan lo que hagan y digan lo que digan, ellos seguirán siendo los mismos y seguirán tramando complots e intrigas a fin de reconquistar su “reino perdido”. Es inútil esperar de estos nostálgicos una reconversión de mentalidad y de actitud. No son sensibles ni entienden más lenguaje que el de la lucha, la lucha de clases revolucionaria contra los explotadores y los opresores de los pueblos. Para ellos, nuestra revolución será la cosa más autoritaria que exista. Será un acto pro el cual el pueblo les impondrá su voluntad con todos los medios de que disponga y, de ser necesario, con sus armas. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fundación SRI Canarias

SRI CANARIAS

Desde éste humilde blog queremos mandar nuestros saludos a lxs compañerxs del comité por un Socorro Rojo Internacional de Canarias. Desde nuestros comienzos hemos querido mostrar nuestra solidaridad con lxs presxs políticxs de todo el Estado y que se forme en nuestra patria una organización así, dirigida a la lucha anti-represiva y por la amnistía total y las libertades democráticas, es una inmensa alegría.

Frente a todos los problemas, todas las calumnias y todos los ataques, ¡resistir!

¡AMNISTÍA TOTAL!

http://sricanarias.blogspot.com.es/

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Thomas Sankara- Discurso de la Orientación Política (1ª parte).

Hoy les traemos un escrito de Thomas Sankara, el revolucionario africano nacido en Alto Volta y que, podríamos decir, fue quien encabezó la revolución democrático-popular vivida en el país que hoy se llama Burkina Faso, pues por el legado del colonialismo sufrido en África, las condiciones materiales no eran las apropiadas para dar el salto a una revolución directamente socialista.

Debido a la extensión de este texto, será publicado en varios fragmentos. Disfrútenlo.

Escudo de armas de Burkina FasoLa patrie ou la mort, nous vaincrons.

Discurso de la Orientación Política.

2 de octubre de 1983.

¡Pueblo de Alto Volta!

Camaradas militantes de la revolución.

En el transcurso de este año, 1983, nuestro país ha conocido momentos de particular intensidad, los cuales siguen impresos de forma indeleble en la mente de muchos conciudadanos. Durante este período, la lucha del pueblo voltense ha experimentado flujos y reflujos.

Nuestro pueblo ha pasado la prueba de luchas heroicas, y finalmente obtuvo la victoria la noche ya histórica del 4 de agosto de 1983. Ya van a ser dos meses que la revolución marcha irreversible en nuestro país. Dos meses en los cuales el pueblo combatiente de Alto Volta se ha movilizado como un solo hombre detrás del Consejo Nacional de la Revolución (CNR) para edificar una sociedad voltense nueva, libre, independiente y próspera; una sociedad nueva, libre de la injusticia social, libre de la dominación y explotación seculares del imperialismo internacional.

Habiendo recorrido este breve trecho, les invito a que echemos un vistazo retrospectivo a fin de sacar las lecciones necesarias para determinar correctamente las tareas revolucionarias que se plantean en el momento actual y en el futuro próximo. Dotados de una clara percepción de la marcha de los acontecimientos, fortaleceremos más aún nuestra lucha contra el imperialismo y las fuerzas sociales reaccionarias.

En suma, ¿de dónde venimos? ¿Y a dónde vamos? Estas son las interrogantes del momento que nos exigen una respuesta clara y resuelta, sin equívoco alguno, si es que queremos avanzar de forma audaz hacia victorias mayores y más resplandecientes.

La revolución de agosto es la culminación de la lucha del pueblo voltense.

El triunfo de la revolución de agosto no es solamente resultado del golpe de fuerza revolucionario asestado contra la sacrosanta alianza reaccionaria del 17 de mayo de 1983. Es también la culminación de la lucha del pueblo voltense contra sus enemigos de siempre. Representa una victoria sobre el imperialismo internacional y sus aliados nacionales. Una victoria sobre las fuerzas retrógradas, oscurantistas y tenebrosas. Una victoria sobre todos los enemigos del pueblo que a sus espaldas han tramado complots e intrigas…

Por tanto, la revolución de agosto surgió como la solución a las contradicciones sociales que ya no se podían sofocar mediante componendas.

La adhesión entusiasta de las amplias masas populares a la revolución de agosto es la expresión concreta de la esperanza inmensa que el pueblo voltense deposita en el establecimiento del CNR para al fin poder ver cumplidos sus anhelos profundos por la democracia, la libertad y la independencia, por el progreso genuino, por la restauración de la dignidad y la grandeza de nuestra patria, aspiraciones que han sido particularmente vilipendiadas por 23 años de régimen neocolonial.

El legado de 23 años de neocolonialismo.

La llegada del CNR al poder el 4 de agosto de 1983 y la posterior instalación de un gobierno revolución en Alto Volta han abierto una página gloriosa en los anales de la Historia de nuestro pueblo y de nuestro país. Sin embargo, el legado que nos dejaron 23 años de explotación y dominación imperialistas es penoso y pesado. Dura y ardua será nuestra tarea de edificar una sociedad nueva, una sociedad libre de todos los males que mantienen a nuestro país en una situación de pobreza y de atraso económico y cultural.

En 1960, el colonialismo francés-acosado por todas partes, derrotados en Dien Bien Phu y presa de enormes dificultades en Argelia-, deduciendo las lecciones de esas derrotas, se vio obligado a otorgar a nuestro país la soberanía nacional y la integridad territorial. Nuestro pueblo, que no había permanecido impasible, sino más bien había desarrollado luchas de resistencia apropiadas, acogió este suceso como un hecho positivo. Esta fuga temprana del imperialismo colonialista francés fue para nuestro pueblo una victoria sobre las fuerzas de opresión y explotación extranjeras. Desde el punto de vista de las masas populares fue una reforma democrática, aunque desde el punto de vista del imperialismo no fue más que un cambio operado en sus formas de dominación y explotación de nuestro pueblo.

No obstante, este cambio desembocó en una realineación de las clases y capas sociales y en el establecimiento de clases nuevas. En alianza con las fuerzas retrógradas de la sociedad tradicional, y mostrando su desprecio total hacia las masas fundamentales que le habían servido de trampolín para su ascenso al poder, la intelectualidad pequeñoburguesa de la época empezó a sentar las bases políticas y económicas de las nuevas formas de dominación y explotación imperialistas. El temor a que la lucha de las masas populares se radicalizara y desembocara en una solución verdaderamente revolucionaria sirvió de base para que el imperialismo decidiera cómo actuar, lo que consistió, a partir de ese momento, en ejercer su dominio sobre nuestro país y perpetuar la explotación de nuestro pueblo mediante intermediarios nacionales. Ciudadanos voltenses asumirían el relevo de la dominación y explotación extranjeras. Toda la organización de la sociedad neocolonial se reduciría a una simple operación de sustituir una forma por otra.

ImageEn su esencia, la sociedad neocolonial y la sociedad colonial no se diferencian en nada. Así, se ha visto que a la administración colonial la sustituye una administración neocolonial que le es idéntica en todos los aspectos. Al ejército colonial lo sustituye un ejército neocolonial con los mismos atributos, las mismas funciones y el mismo papel de guardián de los intereses del imperialismo y los de sus aliados nacionales. A la escuela colonial la sustituye una escuela neocolonial que persigue los mismos objetivos de enajenar a los niños de nuestro país y reproducir una sociedad que esté esencialmente al servicio de los intereses imperialistas y, de forma accesoria, al servicio de los lacayos y aliados locales del imperialismo.

Con el apoyo y la bendición del imperialismo, ciudadanos voltenses se dieron a la tarea de organizar el saqueo sistemático de nuestro país. Con las migajas que les caían de dicho saqueo, poco a poco se transformaron en una burguesía verdaderamente parásita incapaz ya de contener su apetito voraz. Movidos solo por sus intereses egoístas, desde entonces dejaron de recular ante los métodos más deshonestos, desarrollando a gran escala la corrupción, la malversación de fondos y de la cosa pública, el tráfico de influencias y la especulación de bienes raíces, y practicando el favoritismo y el nepotismo.

Así se explican todas las riquezas materiales y financieras que han logrado acumular sobre las espaldas del pueblo trabajador. No contentos de vivir de las rentas fabulosas que extraían de la explotación desvergonzada de sus bienes mal habidos, peleaban a brazo partido procurando acaparar los cargos políticos que les permitieran utilizar el aparato estatal para beneficiarse de su explotación y despilfarro.

No pasaba un año entero sin que no se pagaran vacaciones suntuosas en el exterior. Sus hijos abandonaban las escuelas del país para recibir una enseñanza de prestigio en otros países. A la más leve enfermedad, se movilizaban todos los recursos del estado para asegurarles la costosa atención de los hospitales de lujo en países extranjeros. Todo esto se ha dado a plena vista de un pueblo voltense laborioso, valiente y honesto, si bien sumido en la miseria más profunda. Mientras que para una minoría rica Alto Volta constituya un paraíso, para la mayoría, para el pueblo, es un infierno apenas tolerable. Como parte de esta gran mayoría, los asalariados, no obstante el hecho de tener asegurado un ingreso constante, sufren las limitaciones y los escollos de la sociedad capitalista de consumo. Todo su salario se agota incluso antes de que lo hayan tocado. Este círculo vicioso sigue sin fin y sin perspectiva alguna de romperlo.

Al seno de sus sindicatos respectivos, los asalariados entablan luchan reivindicativas para mejorar sus condiciones de vida. A veces la amplitud de estas luchas logra arrebatar concesiones de las autoridades neocoloniales. Sin embargo, apenas dan algo con una mano y enseguida lo recuperan con la otra.

Así se anuncia con gran alboroto un aumento salarial del 10%, para de inmediato gravarlo con impuestos que anulan los efectos positivos que se esperaban de la primera medida. Después de cinco, seis o siete meses, los trabajadores siempre terminan dándose cuenta de la superchería y se movilizan para nuevas luchas. Siete meses son más que suficientes para que los reaccionarios en el poder recobren el aliento y tramen otras estratagemas. En esta lucha sin fin, el trabajador siempre sale perdiendo.

En el seno de esta gran mayoría están también los “condenados de la Tierra”, los campesinos, a quienes se expropia, se expolia, se hostia, se encarcela, se ridiculiza y se humilla cada día, y quienes, sin embargo, con su trabajo son creadores de riquezas. Es gracias a su actividad productiva que la economía del país se mantiene a flote, no obstante su debilidad. Es con su trabajo que “endulzan” su vida todos esos ciudadanos para quienes Alto Volta es un El Dorado.

Sin embargo, son ellos quienes más sufren la falta de estructuras, de infraestructura de carreteras, y de la falta de estructuras y planteles de salud. Son estos campesinos, creadores de la riqueza nacional, quienes más sufren la falta de escuelas y de útiles escolares para sus hijos. Son sus hijos quienes engrosarán las filas de los desempleados tras una breve estancia en los banquillos de escuelas mal adaptadas a las realidades de este país. Es entre ellos que existe la tasa de analfabetismo más elevada: 98%. Quienes más necesitan aprender, para poder mejorar el rendimiento de su labor productiva, son de nuevo quienes menos se benefician de las inversiones en las esferas de la salud, la educación y la tecnología.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Texto de Secundino Delgado aparecido en el número 4 de “El Guanche” (Caracas, Venezuela, 1898)

Imagen

 España y Canarias

 “Aquellos de nuestros compatriotas que están bien hallados con el yugo español, o que tiemblan a la sola idea de una vida digna e independiente, que no alcanzan a comprender porque jamás han disfrutado de nada semejante, acostumbran, para sincerarse ante propios y extraños de su culpable inercia, hacerse los siguientes raciocinios: “Cuba y Filipinas -dicen- son verdaderas colonias que España explota a millares de leguas de distancia: sus nativos no son considerados como iguales a los peninsulares: las glorias de España no les pertenecen y en todo y por todo, son tenidos en el concepto de los españoles, no como hermanos, sino como extraños subyugados, ingratos de quienes hay que recelar y a quienes se les hace pagar muy caro una civilización recortada y mezquina. Otro es el caso de las Canarias”. Estas ideas que son simplemente las que el español astuto ha tratado de infiltrarnos para adormecernos, comienzan a perder su eficacia ante la realidad que siempre habla más alto que las mistificaciones de los déspotas.

Después de un profundo y demasiado prolongado sueño, el pueblo canario comienza a darse cuenta de que no son ciertos los hermosos cuentos que tantas veces han distraído su atención. Compara su estado con el de Cuba y Filipinas y deduce consecuencias terribles para sus explotadores, terribles hoy ante la opinión pública, más terribles mañana, el día de las responsabilidades. Lo mismo que en aquellas dos colonias, el español penetró en las Canarias a sangre y fuego, y si subyugó y en parte destruyó, al indio, al guanche lo absorbió por completo. Si explota a destajo las islas asiáticas y americanas que les pertenecen, también explota sus islas africanas.

“Nuestras fieles Canarias” “nuestra fiel isla de Cuba”, dice el peninsular. ¿Fieles a quién? Oh compatriotas canarios! Fieles a España. El peninsular no dice “nuestra fiel Andalucía”, porque Andalucía es España y semejante frase sería un contrasentido. Pero nuestras islas queridísimas no son una porción, sino unaposesión española.

Hace poco, cuando el pueblo canario celebraba el primer centenario de la derrota de Nelson en Tenerife, el gobierno metropolitano calificó aquella fiesta de “puramente local”. Aquel hecho insólito era por tanto, gloria solamente nuestra, gloria canaria. El presuntuoso pueblo que nos tiraniza hubiera creído rebajado su orgullo aceptando comunidad de glorias con nosotros!….

Por consecuencia lógica, las glorias hispanas no lo son nuestras. Qué decepción para los isleños que sueñan la compensación de nuestras desgracias actuales en la honra de ser partícipes de los laureles de una nación un día grande y poderosa!

Y aún pasando las cosas de otro modo, bastarían esos laureles, manchados en su mayor número de sangre, a compensar la ausencia de nuestra libertad, nuestra posición humillante de conquistados, la ruina de nuestros campos y la miseria de nuestros campesinos? Bastarían compatriotas ausentes de nuestras islas, a compensar las lagrimas de nuestras madres?

Mentira parece que en pueblo tan laborioso como el nuestro, hayan podido tener acogida patrañas semejantes. Ahí está la mano del español.

Otro día volveremos sobre este asunto y haremos ver a los obcecados que las Canarias tienen capital propio con que brillar en la gran constelación de los pueblos y que si ese capital no es aún mayor, débese a la suspicacia de la metrópoli que procuró siempre por todos los medios rebajar el nivel de nuestra cultura intelectual.

Entre tanto, aquellos a quienes asusta el porvenir inevitable preñado de transformaciones, pueden tranquilizarse Las ideas que hoy cunden en nuestras islas, no les hará perder el dictado de fieles. Tres veces, con la presente, se han insurreccionado los cubanos contra España y para los españoles continúa siendo la Gran Antilla “nuestra fiel isla de Cuba”. Ellos continuarán dándonos el mágico calificativo, en alta voz, todo el tiempo que les sea posible llevar adelante el engaño. Cuando no puedan más, se quitarán la careta y dirán de nosotros lo que hoy sólo piensan; lo que han dicho en su despecho de todas, sus antiguos colonos seres de raza inferior, ingratos, traidores.

Sea cuanto antes! Caiga de nuestros ojos la venda y de sus rostros la careta!”

Imagen

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En nuestra cima – Achicatnas

Dejamos el último videoclip de este grupo de rap patriota de nuestras islas, directamente desde Tenerife.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario